Fecha: 2 de octubre de 2022

El paranimfo de la Academia Mariana ha sido el escenario este mediodía de la ceremonia de entrega de los premios del Certamen Mariano que otorga cada año esta entidad y que, este año, se ha dedicado a la Virgen de Meritxell, patrona del principado de Andorra, en el centenario de la coronación de la talla, y después de dos años anómalos del concurso por culpa de la pandemia. David Llorens i Poblador ha recibido la Flor Natural, como ganador del premio obispo Salvador Giménez Valls con el poema ‘Súplica blanca’.

También se ha premiado a Ernest Pibernat con el premio de poesía del arzobispo de Urgell y copríncipe de Andorra, Joan-Enric Vives, por su poema ‘Sota un roser silvestre’; Oriol Solà, con el premio del Archixipresdo de las Valls d’Andorra a la mejor poesía dedicada al centenario de la coronación de la Virgen de Meritxell por ‘Cent són cent’; Ascensión Ramona Ochoa, ganadora del premio del embajador de Andorra por su poema ‘Retorn a la Verge de Canòlic’; Lluís Coll Gilabert, ganador del premio del IEI a la mejor poesía dedicada a alguna de las advocaciones marianes del territorio con ‘La Mare de Déu de l’Horta’; y Ramon Gené i Capdevila, ganador con ‘El perdó de la Verge del Blau’ del premio de la Paeria a la mejor poesía dedicada a una advocación mariana de la ciudad. Este año, admás se ha concedido un premio extraordinario de prosa en ucranio para el mejor texto dedicado a la ciudad mártir de Mariúpol, que lleva el nombre de la Virgen María, que se ha llevado Tetyana Filimonova por ‘Una triste historia sobre mi Mariúpol’. Sus hijos Eugenia y Oleh han sido reconocidos ex aequo con un accésit por sus trabajos aunque no había convocada ninguna categoría infantil.

Antes del inicio de la entrega de premios, la mantenedora del Certamen Literario Mariano, Montserrat Esquerda, ha pronunciado un discurso en que ha hablado de les dificultades de un mundo acelerado, complejo e incierto, y ha puesto a la Virgen María como refugio de calma, sencillez y certidumbre. El acto ha sido presidido por el obispo de Lleida, Salvador Giménez y por el arzobispo de Urgell y copríncepe de Andorra, Joan-Enric Vives, acompañados por la directora de la Academia Mariana, Yolanda Soria y el embajador de España en Andorra, Àngel Ros, entre otros.

La veu de l'església